Al final de la Guerra de Corea en 1953, el gobierno lanzó un programa de adopción para huérfanos, la mayoría de los cuales fueron a familias blancas en los EE. UU. y Europa occidental. Desde entonces, se estima que 200.000 niños surcoreanos han sido adoptados en países occidentales. El invitado de esta semana realizó una investigación de campo para explorar su experiencia de la “paradoja de la adopción transracial”: el sentimiento de pertenencia cultural mientras encarna la diferencia y los desafíos que enfrentan las personas de color adoptadas que navegan en comunidades y mundos sociales predominantemente blancos.

Ir arriba