El aburrimiento no ha recibido mucha atención filosófica, lo cual no es sorprendente, dado que sugiere una ausencia radical de algo de qué hablar. Pero incluso las cosas más tediosas pueden resultar complejas, con múltiples capas y… bueno, interesantes.

Ir arriba