El principal portavoz del Kremlin le dijo a NBC News el lunes que dos combatientes estadounidenses que desaparecieron en Ucrania, Alex Drueke, de 39 años, y Andy Tai Ngoc Huynh, de 27, eran “soldados de fortuna” y habían sido detenidos. El portavoz también afirmó que los dos hombres no estaban protegidos por los Convenios de Ginebra como prisioneros de guerra.

En los primeros comentarios que hizo el Kremlin sobre los dos hombres, el portavoz, Dmitri S. Peskov, dijo que habían estado involucrados en bombardeos y disparos contra las fuerzas rusas y que deberían ser “responsables por los crímenes que han cometido”. Dijo que estaban detenidos mientras se investigaba su caso.

El Departamento de Estado de EE. UU. emitió un comunicado instando a Moscú y a las autoridades de la Ucrania ocupada por Rusia a cumplir con el derecho internacional. “Hacemos un llamado al gobierno ruso, así como a sus representantes, para que cumplan con sus obligaciones internacionales en el trato que dan a cualquier individuo, incluidos los capturados luchando en Ucrania”, dijo el comunicado de la oficina de prensa del Departamento de Estado.

Representantes de las familias de los hombres dijeron el lunes que no estaban sorprendidos por la postura del Kremlin, pero argumentaron con vehemencia que Drueke y Huynh deberían estar protegidos por las Convenciones de Ginebra.

“No son soldados de fortuna, no son mercenarios, eran voluntarios en el ejército ucraniano y deberían ser tratados como combatientes legales”, dijo por teléfono Darla Black, la madre de la prometida de Huynh, Joy Black. “Son prisioneros de guerra”.

La tía de Drueke, Dianna Shaw, sugirió que llamar a los hombres mercenarios fue un movimiento estratégico de Moscú. “Están tratando de posicionarse en una posición favorable a medida que continúan las negociaciones”, dijo.

Las familias de los hombres los reportó como desaparecidos la semana pasada, y el sábado el Departamento de Estado los describió como “supuestamente capturados por las fuerzas militares de Rusia en Ucrania”. Ambos son veteranos militares estadounidenses que se ofrecieron como voluntarios para luchar en Ucrania.

Los dos estaban luchando con un pequeño grupo de soldados extranjeros y desaparecieron en acción cuando su pelotón fue atacado intensamente en un pueblo cerca de Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, que está a unas 25 millas de la frontera con Rusia.

Según los Convenios de Ginebra, los prisioneros de guerra deben ser tratados con humanidad y están protegidos contra el enjuiciamiento por participar en las hostilidades. La única excepción son los enjuiciamientos por cargos de crímenes de guerra.

Pero Peskov dijo que los hombres no formaban parte del ejército ucraniano y, por lo tanto, no tenían derecho a las protecciones de la Convención de Ginebra otorgadas a los combatientes. El Sr. Drueke es un ex sargento del Estado Mayor del Ejército de los EE. UU. que sirvió en dos períodos en Irak, mientras que el Sr. Huynh es un ex infante de marina.

El caso de los dos hombres ha subrayado los peligros que enfrentan miles de voluntarios extranjeros que han ido a luchar a Ucrania. A principios de este mes, un tribunal en el este de Ucrania ocupado por Rusia condenó a muerte a tres combatientes extranjeros, acusando a los hombres, de Gran Bretaña y Marruecos, de ser mercenarios que pretendían llevar a cabo actos terroristas. Los expertos legales dijeron que el juicio y las sentencias draconianas parecían calculadas como una advertencia a los voluntarios extranjeros para que no tomaran las armas contra Rusia.

El Departamento de Estado dijo el sábado que había revisado fotos y videos en línea que parecían mostrar a los dos estadounidenses, aunque se negó a comentar sobre la autenticidad de las imágenes o sobre las condiciones de los hombres.

Funcionarios estadounidenses estaban en contacto con las familias de los hombres, las autoridades ucranianas y el Comité Internacional de la Cruz Roja, dijo un portavoz del Departamento de Estado.

El viernes, se publicaron en YouTube videos cortos que pretendían mostrar a los dos hombres en los que cada uno decía en ruso: “Estoy en contra de la guerra”. No estaba claro cuándo se grabaron los videos ni por quién.

Luego, la emisora ​​estatal rusa RT dijo que había entrevistado a los hombres. La emisora ​​informó que los dos hombres se habían rendido a las tropas rusas y estaban en un centro de detención controlado por las fuerzas aliadas rusas.

Ir arriba