La mayoría de nosotros estamos de acuerdo en que el dolor es parte de la vida, que ninguno de nosotros puede escapar de él, y que la muerte nos llega a todos al final. Y, sin embargo, muchos de nosotros sentimos que la vida vale la pena; que el placer de la vida pesa más que el sufrimiento. La filosofía antinatalista adopta un punto de vista diferente. El antinatalista cree que el dolor pesa más que el placer, tanto que es moralmente incorrecto traer un niño al mundo. ¿Qué se sigue de esto? ¿Deberíamos no solo abstenernos de la procreación sino tratar de evitar que los animales no humanos hagan lo mismo? ¿Qué pasa con el impulso biológico innato para reproducirse? ¿Y las personas felices son víctimas de la falsa conciencia?

Ir arriba