Desde que los humanos tomamos conciencia de que todos vamos a morir, soñamos con la inmortalidad. La vida es buena, entonces, ¿no sería aún mejor la vida eterna? El invitado de hoy ofrece una sólida crítica del ideal de la inmortalidad, y una que da un giro fascinante a la política.

Ir arriba