Cuando pensamos en el color y la raza en Australia, pensamos principalmente en negro o marrón. La blancura es “invisible”, y el discurso de la raza está fracturado. Cuando era niña, Aileen Moreton-Robinson aprendió a rastrear en el monte, y este fue el comienzo de su educación filosófica, ya que aprendió cómo todas las cosas están conectadas. Hoy, ella ve el pensamiento occidental como desconectado, inconexo y con una gran necesidad de un enfoque relacional que pueda hacernos hablar correctamente sobre raza y poder.

Ir arriba