La filosofía a menudo se concibe como pensamiento puro, una actividad que tiene lugar más allá de los caprichos de la vida social o política. Pero como todo lo demás, la filosofía está determinada por su contexto cultural. Para la tradición occidental, ese contexto cultural ha incluido siglos de colonización y construcción de imperios. ¿Cómo ha moldeado esto la disciplina? Esta semana, la primera de una serie de cinco partes, analizamos el racismo y el desafortunado legado de Immanuel Kant, quien creía que las razas no blancas eran incapaces de reflexionar filosóficamente.

Ir arriba