La inteligencia artificial nos está ayudando a tomar todo tipo de decisiones en estos días; a veces, esto puede ser divertido, conveniente y un verdadero ahorro de tiempo. Pero, ¿qué pasa con las decisiones morales, o las decisiones con consecuencias morales, en la aplicación de la ley, digamos, o procedimientos judiciales, o vigilancia pública? Las posibles consecuencias para los derechos humanos son preocupantes. Y si subcontratamos nuestra intuición moral a la IA, ¿corremos el riesgo de perder las habilidades morales?

Ir arriba