Las tensiones entre el mundo islámico y Occidente en las últimas décadas han llevado a muchos a afirmar que los musulmanes están obligados por su religión a rechazar muchos de los frutos de la modernidad. Democracia, laicismo, feminismo, derechos humanos; se dice que todos son fundamentalmente incompatibles con el Islam. El pensamiento musulmán progresista se opone a esta interpretación de la fe, buscando establecer un Islam que esté equipado para el mundo moderno, y aún arraigado dentro de la tradición intelectual islámica.

Ir arriba