Una evacuación masiva planificada de civiles de la ciudad sureña sitiada de Mariupol, facilitada por el Comité Internacional de la Cruz Roja, fracasó el viernes, incluso cuando funcionarios ucranianos dijeron que unos 3.000 civiles lograron escapar de la ciudad sin escolta de la Cruz Roja.

Miles de civiles han quedado atrapados en la ciudad durante semanas bajo el constante bombardeo ruso con acceso limitado a alimentos, agua y electricidad, lo que convierte a Mariupol en un poderoso emblema de la crisis humanitaria que afecta a Ucrania.

Kyrylo Tymoshenko, subjefe de la oficina del presidente, escribió en Telegram, la plataforma de mensajería, que 6266 personas fueron evacuadas de ciudades ucranianas el viernes, incluidas 3071 de Mariupol, un rayo de esperanza en una ciudad azotada por la desesperación.

Sin embargo, una evacuación a gran escala por parte de un El equipo de la Cruz Roja que se dirigía a Mariupol para escoltar un convoy de autobuses y automóviles que transportaban civiles tuvo que dar marcha atrás porque no recibió garantías de condiciones que garantizaran un paso seguro, dijo la organización en un comunicado.

El CICR dijo que el equipo, integrado por tres vehículos y nueve personas, volvería a intentarlo el sábado. “Para que la operación tenga éxito, es fundamental que las partes respeten los acuerdos y brinden las condiciones y garantías de seguridad necesarias”, dice el comunicado.

La Cruz Roja dijo que esperaba que unos 54 autobuses, junto con un número desconocido de vehículos privados, participaran en un convoy de evacuación que transportaba a miles de personas. Dijo que se suponía que dos camiones llenos de alimentos, agua y medicinas acompañarían a su equipo a Mariupol, pero no recibió el permiso de los rusos para entregar la ayuda y dejó los camiones atrás.

Si bien el convoy más grande fracasó el viernes, grupos más pequeños de personas pudieron abandonar la ciudad en automóviles, según funcionarios locales. El viernes por la tarde, Iryna Vereshchuk, la viceprimera ministra, en un comunicado en su página de Telegram confirmó que se había abierto un corredor de Mariupol a Zaporizhzhia en transporte privado.

Alrededor del mediodía, hora local, Pyotr Andryuschenko, asesor del alcalde, dijo que algunos autobuses habían salido de Mariupol hacia la cercana Berdyansk.

Por esa época, el Ayuntamiento de Mariupol publicó un video de un convoy con una nota que decía: “¡Casi 2000 personas serán llevadas solo en autobuses!”. No quedó claro el viernes cuántas personas finalmente se fueron en ese convoy.

Los esfuerzos del viernes se produjeron un día después de que la Cruz Roja Internacional dijera que se podría abrir un corredor, luego de que el Ministerio de Defensa de Rusia anunciara que se había acordado un alto el fuego que permitiría a las personas salir hacia el oeste de la ciudad. Para el viernes por la noche, toda esperanza de una evacuación más amplia había terminado.

Nick Cumming-Bruce contribuyó informando desde Ginebra.

Ir arriba