La Organización Mundial de la Salud dice que está monitoreando una variante del coronavirus detectada en una pequeña cantidad de pacientes en Francia, pero que, por ahora, hay pocas razones para preocuparse por su propagación.

La variante B.1.640.2 se identificó por primera vez en octubre y se cargó en Gisaid, una base de datos para variantes de enfermedades, el 4 de noviembre. Hasta ahora, solo se han secuenciado unas 20 muestras, dijeron los expertos esta semana, y solo una desde principios de diciembre.

Abdi Mahmud, un gerente de incidentes de Covid con la OMS, dijo a los periodistas en Ginebra el martes que la variante había estado en el radar de la agencia desde noviembre, pero agregó que no parecía haberse extendido ampliamente en los últimos dos meses.

“Ese virus ha tenido muchas posibilidades de contraerse”, dijo.

Por el contrario, la variante Omicron, que se subió por primera vez a Gisaid el 23 de noviembre, tiene más de 120.000 secuencias en la base de datos. (La gran mayoría de los casos de Omicron no se han secuenciado). Se ha detectado en al menos 128 países, según la OMS, y está impulsando un número récord de casos en muchas partes del mundo.

Las preocupaciones sobre la variante en Francia surgieron después de que los investigadores descubrieron que contenía 46 mutaciones que diferían de la versión original del coronavirus. Omicron también tiene una gran cantidad de mutaciones, que los investigadores creen que lo hicieron mucho más transmisible.

De acuerdo a un trabajo de investigación que se publicó en un servidor de preimpresión a fines de diciembre, pero que no ha sido revisada por pares, la variante B.1.640.2 se detectó por primera vez en el sureste de Francia en una persona vacunada que había viajado recientemente desde Camerún. Los investigadores encontraron un total de 12 casos en el área y llamaron a la variante “IHU”, en honor al instituto de investigación en Marsella que ayudó a identificarlo.

“Es demasiado pronto para especular sobre las características virológicas, epidemiológicas o clínicas de esta variante de IHU basándose en estos 12 casos”, escribieron los investigadores.

Han surgido numerosas variantes de coronavirus en los últimos dos años, y las razones por las que algunas se propagan ampliamente mientras que otras no son complejas. Por ahora, varios investigadores independientes dicen que hay pocas razones para preocuparse por la variante IHU.

Tom Peacock, virólogo del Imperial College de Londres, tuiteó esta semana que, hasta ahora, “este virus ha tenido una posibilidad decente de causar problemas, pero nunca se materializó realmente”.



Ir arriba