A medida que las personas LGBT envejecen, pueden volverse particularmente vulnerables al aislamiento social y la soledad. Las razones de esto pueden incluir la marginación económica y una relativa falta de acceso a las normas y redes de seguridad que ofrece la estructura familiar heteronormativa. Simone de Beauvoir tenía una gran apreciación de los desafíos del envejecimiento: “la vejez expone el fracaso de toda nuestra civilización”, entonces, ¿podemos encontrar recursos en su tipo de existencialismo que aborden algunos de los problemas planteados por los ancianos LGBT?

Ir arriba