La enseñanza budista es radicalmente igualitaria y, sin embargo, la necesidad de un feminismo budista es apremiante. La vida de las mujeres en las sociedades budistas tradicionales puede ser difícil, mientras que las monjas budistas de todo el mundo a menudo experimentan discriminación dentro de sus órdenes. Pero, ¿cómo abordar estas desigualdades dentro de un marco filosófico budista? ¿Es el género irrelevante para la enseñanza budista? ¿Es necesaria la ira para efectuar el cambio? Y para las mujeres a las que se les ha negado la agencia o un sentido de identidad, ¿cuán razonable o éticamente justificable es la doctrina del no-yo?

Ir arriba