Los filósofos tienden a no ser divertidos (Nietzsche es una notable excepción y Platón tuvo sus momentos), pero la filosofía puede tener un lado humorístico.

Ir arriba