La política de identidad (la política de raza, diferencia sexual, clase, etc.) se denuncia regularmente como una forma inútil de tribalismo que promueve la división y el resentimiento. Pero, ¿cuán coherentemente existe en sus propios términos? La política de identidad se basa en la apelación a un yo estable y unificado ya la autoridad del testimonio. Pero esta semana nos preguntamos si esa base es sólida y si deconstruirla podría permitir un enfoque más flexible de la justicia social.

Este programa se emitió por primera vez el 14 de marzo de 2021.

Ir arriba