Este año marca dos aniversarios de publicación, ambos clásicos y ambos escritos por el neopragmático estadounidense Richard Rorty. Filósofo académico profesional, Rorty también fue un crítico provocador de su propia disciplina. Tuvo poco tiempo para lo que vio como las pretensiones de los filósofos analíticos y sus ambiciones de trascendencia. Pero su obra se enreda en sus propias ambiciones y fascinantes contradicciones.

Ir arriba